Sexualidad

Los hombres perfectos no existen… Y las mujeres tampoco

February 11 2014
sembrado

Los hombres perfectos no existen, como tampoco existen las mujeres perfectas. Los caballeros que derrotan dragones sin que les despeluque uno solo de sus cabellos, y que corren sobre corceles blancos sin sudar una gota viven en la maravillosa e igualmente irreal tierra de las fantasías y entre más rápido nos deshagamos de ella más felices seremos con la realidad de nuestras parejas y de nosotras mismas. Si lo piensas realmente ¿quién quiere a su lado a un personaje que siempre murmura la palabra ideal, en el tono preciso bajo un cielo perfectamente estrellado? La maravilla de ser humanos la constituye nuestra complejidad y nuestros defectos. La búsqueda del amor no debe ser aquella de la perfección, sino la del balance.

Los hombres que te sorprenden con un regalo cada mañana no existen, pero el que te ama te dará una flor de jardín que dibujará una sonrisa sincera en la cara por días y en la memoria por mucho más.

El hombre que no te discuta no existe, pero quien te ame expresará su desacuerdo porque sabe que existe la complejidad y el respeto suficiente entre los dos para que a veces miren el universo desde dos puntos distantes sin que sea la cuarta guerra mundial.

Los hombres que leen pensamientos no existen, pero tu amor sabrá respetar tus silencios, aprenderá a interpretar tus miradas y te dará el espacio para que le cuentes lo que quieres y necesitas sin sentir que te ha fallado.

Los hombres que dicen siempre la verdad no existen, pero quien se quiere a si mismo y después a ti entenderá que no hay necesidad de pretender ser quien alguien más para ganarse un lugar privilegiado en tu corazón.

Los hombres sin debilidades no existen, pero quien está seguro de sí y de lo que han construido sabrá que puede ser vulnerable contigo porque no lo juzgarás y compartirás con el la belleza de confiar en alguien plenamente.

Los hombres que no miran a otras mujeres no existen, pero él que te ama valorará lo que tiene contigo por encima del momento efímero que pueda significarle una indiscreción o una aventura.

Los hombres que no se enojan no existen, pero existen aquellos que pueden manejar los problemas sin dañarte o hacerte sentir culpable, porque el amor es complejo muchas veces pero no es dañino.

Los hombres que son amantes ideales no existen, pero aquel que te ame estará dispuesto a aprender a conocer tu cuerpo, a explorarlo, a darte placer y a permitir que tu hagas lo mismo.

Los hombres que oyen siempre no existen, pero quien te ame oirá lo que es importante y tomará en cuenta tus deseos y opiniones así a veces su respuesta sea el silencio.

El hombre que lo haga todo por ti no existe, y es más quien te valore entenderá que no sólo eres capaz de hacer las cosas por ti misma, sino que es sano que te permita hacerlas, así como te brindará ayuda cuando la necesites realmente.

Los hombres ciento por ciento maduros no existen, parte de amarte será divertirse como niños de 5 años de cuando en vez, pero también entender y estar preparado para el trabajo y constancia que requiere un amor que vale la pena.

El hombre que lo entrega todo no existe, por que un hombre que ama sanamente sabe que cada uno debe guardar afecto para si mismo para ser feliz.

El hombre que piensa en ti cada segundo del día no existe, por que aquello no es tanto amor, sino más bien obsesión, así que el hombre que te ame realmente te pensará de cuando en vez con un cierto calor en su pecho y unas ganas infinitas de que estuvieras con él en ese instante.

El hombre ideal no existe, pero créelo existe el humano que con sus defectos y virtudes actúa con el propósito de hacerte aún más feliz cada vez que le es posible.

Tags: ,